El Cid

el_cidEl Cid histórico

Rodrigo Díaz nació en Vivar (Burgos) en 1043. Al morir su padre, lo enviaron a la corte del rey Fernando I de Castilla. Allí fue educado con los hijos del rey. Su mejor amigo, el príncipe Sancho, le armó caballero en 1060. Cuando se convirtió en rey, Sancho nombró alférez a Rodrigo y se quedó al mando de la guardia real. En 1067 recibió el título de Campeador, es decir, batallador de campo. Muy admirado por todos, en 1074 el Cid se casó con Jimena, con quien tuvo tres hijos, Diego, María y Cristina. […] Tras la muerte del rey Sancho, el nuevo rey, Alfonso, hermano de Sancho, desterró a don Rodrigo. Así, en 1080, Rodrigo salió de Castilla con sus vasallos y entró al servicio del rey moro de Zaragoza. En 1082 venció al Conde de Barcelona y recibió el título de Cid (“mi señor”) de los musulmanes de Zaragoza. Después de esto, Alfonso VI, pidió ayuda al Cid para defender su territorio. Tras prestarle sus servicios, Rodrigo fue perdonado y pudo volver a Castilla. Pero en 1089 volvió a ser desterrado, y el Cid tuvo que volver a marcharse, junto con su mujer Jimena y sus soldados. Así fue como decidió conquistar Valencia, para lograr la gloria de nuevo y el perdón del rey. El Cid, enfermo, murió en 1099. Doña Jimena luchó para defender Valencia pero en 1102, con ayuda de Alfonso VI, tuvo que abandonar la ciudad con su familia y con los soldados del Cid.

El Cid Literario.

El Cantar del Cid, es una canción recitada por los juglares de los tiempos medievales que relata las hazañas del caballero Rodrigo Díaz de Vivar. Este cantar de gesta consta de 3.735 versos escritos en castellano medieval alrededor del año 1200. Se conserva en una copia de 1245 realizada por el copista Per Abbat. La versión conservada del Cantar de Mío Cid comienza en el momento en el que el Cid es desterrado del Reino de Castilla.

El destierro

El caballero.

 

Post Tagged with ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *